La Paz, Bolivia

Sábado 27 de Mayo | 13:33 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

El Banco Mundial monitorea abandono de una obra de Corsán

El organismo internacional aseguró que el contrato firmado con Corsán tiene cláusulas y protecciones propias para atender ese tipo de situaciones.

El Banco Mundial monitorea abandono de una obra de Corsán

El campamento de Corsán en San Buenaventura con maquinaria de los subcontratistas.

Página Siete /  La Paz 

El Banco Mundial (BM), en su calidad de financiador del proyecto carretero  San Buenaventura-Ixiamas, informó que monitorea "cercanamente” el "aparente” abandono de una obra en la vía por parte de la empresa Corsán Corviam,  filial de la española Isolux Corsán. 

 "El Banco Mundial está monitoreando cercanamente esta situación, en coordinación permanente con el Gobierno nacional, con miras a una pronta solución que permita que los trabajos de este importante proyecto puedan continuar para beneficio de todos los bolivianos”,  dijo el ente financiador a Página Siete.

El Banco Mundial aseguró que  el Gobierno de Bolivia, a través de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC),  le informó  sobre el "aparente” abandono de la obra caminera. 

"(El BM) ha sido notificado por el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, a través de la Administradora Boliviana de Carreteras, del aparente abandono de obra por parte de la empresa Corsán-Corviam”, sostuvo el organismo internacional.

"El contrato suscrito entre esta empresa (Corsán-Corviam) y el Gobierno de Bolivia tiene cláusulas y protecciones propias para atender este tipo de situaciones. El proceso licitatorio que llevó a la contratación de Corsán-Corviam fue realizado por la ABC, siguiendo las políticas y procedimientos apropiados y contemplando la normativa de adquisiciones de nuestra institución”, añadió el BM. 

La semana pasada se conoció que la empresa española Corsán-Corviam  dejó Bolivia abandonando  dos  proyectos  que se había adjudicado con el Gobierno boliviano:   la construcción de la vía  San Buenaventura-Ixiamas y la implementación del proyecto hidroeléctrico Miguillas, en el departamento de La Paz, ambas por 534 millones de dólares. 

En el caso de la construcción de la carretera, Página Siete informó que  Corsán-Corviam había subcontratado prácticamente toda la maquinaria con la que llevaba adelante los trabajos y que  había dejado impagos a los empresarios dueños de los equipos. De acuerdo con  estimaciones de los más de 120 afectados, la deuda asciende a los 80 millones de bolivianos.  

Sobornos en la región

De acuerdo con una investigación periodística en España,  Isolux Corsán, casa matriz de Corsán-Corviam, montó una red de sobornos a funcionarios públicos en África y Sudamérica para adjudicarse obras en distintos países bajo la presidencia de Luis Delso, quien fuera destituido a finales del año pasado. 

 Las prácticas de corrupción internacional de la transnacional  incluían la entrega de dádivas y sobornos a funcionarios públicos con el fin de comprar información de los procesos de contratación para adjudicarse obras. 

10
66

También te puede interesar: