La Paz, Bolivia

Miércoles 18 de Octubre | 03:13 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Crisis financiera: diez años después

Crisis financiera: diez años después

Gabriel Loza Tellería  El autor es economista y expresidente del Banco Central de Bolivia.
 
Anatole Kaletsky en ¿Una revolución Macroeconómica?, señala que el 9 de agosto de 2007 se cumple el décimo aniversario de la crisis financiera mundial, cuando el Banque National de Paris anunció que se había evaporado el valor de varios de sus fondos conformados con bonos hipotecarios de los Estados Unidos, los que supuestamente eran la forma más segura posible de invertir. 
 
Su inicio estuvo vinculado a problemas en el sector inmobiliario de Estados Unidos, con las hipotecas de tipo prime  o "hipotecas basura”, consistente en préstamos de alto riesgo a personas con dudoso historial crediticio, aunque calificadas con alto grado de inversión. Empero, el problema que parecía una crisis local adquirió dimensiones globales, puesto que muchos bancos internacionales habían realizado grandes inversiones en las hipotecas subprime y en derivados financieros. 
 
Así, el 31 de julio de 2007 Bear Stearns, uno de los bancos de inversiones más importantes en Estados Unidos, comenzó a mostrar los impactos de la crisis hipotecaria en el país al impedir que los clientes retiren dinero en efectivo de su tercer hedge fund (fondo de cobertura) solicitando la protección de bancarrota. Así, Bear Stearns destapó "la peste del pozo negro subprime” y en marzo de 2008 sería vendido en 280 millones de dólares al JP Morgan Chase, a dos dólares por acción después de  que se cotizaron en marzo de 2007 a 150 dólares.
 
Pese a que en agosto los bancos centrales intentaron calmar ánimos en el mercado,  la Reserva Federal de Estados Unidos inyectó 2.000 millones de dólares, poco después de que el Banco Central Europeo (BCE) hubiera desembolsado 65.000 millones de dólares adicionales y el Banco Central de Japón otros 5.000, la crisis continuó.
 
El 18 de septiembre de 2007, por primera vez en cuatro años, la Reserva Federal de Estados Unidos redujo la tasa de interés en medio punto porcentual en un intento por controlar el nerviosismo que ocasionó la crisis en el mercado hipotecario. Imagínense, la tasa interbancaria diaria bajó al 4,75%, desde el 5,25% y después siguió bajando tímidamente hasta llegar a 3% en enero de 2008 con la crisis de la bolsa a su más bajo nivel desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 (ver gráfico).
 
El 15 de julio de 2008 las autoridades intervinieron para ayudar a dos de las instituciones financieras más importantes de Estados Unidos, Fannie Mae y Freddi Ma, que poseían la mitad de las deudas hipotecarias un total de cinco millones de dólares.
 
La crisis ya no será sólo del sector de la vivienda, cuyos precios bajaron a su nivel más crítico en 21 años, sino se transmitirá a la banca de inversión, a los sectores bancarios y seguros a nivel mundial, con una brutal contracción del crédito privado y un alto endeudamiento público, que provocará desde fines de 2008 y durante el 2009 la recesión económica más fuerte desde 1929 y la contracción del comercio mundial más grave en 70 años.  
 
Septiembre de 2008, con la caída del cuarto banco de inversión de Estados Unidos, Lehman Brothers, será referencia del estallido de la Crisis Financiera, que en realidad empezó en agosto de 2007 y se intensificó a finales de 2008. 
 
El 3 de octubre de 2008 el Presidente de Estados Unidos promulgó la ley del controvertido paquete de rescate financiero de 700 mil  millones de dólares. En otros países se estatizaron los bancos en quiebra, como en el Reino Unido, y se aplicaron ampliados paquetes de rescate, como en Alemania y Francia.
 
El 30 de octubre de 2008 la Reserva Federal bajó de 1,5% a 1% su tasa de interés, cuando hacía un año estaba en 5,25%. El 1 de diciembre entra oficialmente Estados Unidos en recesión y el 16  de diciembre el Fed redujo a 0,25%, la tasa más baja de su historia, la cual se mantendrá siete años, hasta diciembre de 2015, cuando la subió a 0,5%  hasta llegar a 1,25% en junio de 2017, como se observa en el gráfico. 
 
Son múltiples las enseñanzas que se derivan de la crisis financiera 10 años después. La principal, a mi juicio, es el equilibrio en la relación entre mercados financieros y  sistema financiero con el Banco Central, la supervisión financiera y el Tesoro Público. Una regulación financiera eficiente y adecuadas políticas macro prudenciales permiten prever o atenuar los efectos de los shocks  financieros tanto externos como internos. La prevención es la mejor herramienta, puesto que una vez desencadenados los demonios financieros, es muy difícil y costoso reencauzarlos.
  
Septiembre de 2008, con la caída del cuarto banco de inversión de Estados Unidos, Lehman Brothers, será referencia del estallido de la Crisis Financiera,  que en realidad empezó en agosto de 2007 y se intensificó a finales de 2008.
 

5
0

También te puede interesar: