La Paz, Bolivia

Sábado 29 de Abril | 07:22 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

La rebeldía de Achacachi, una hoja de doble filo para el poder

Desde el MNR de 1952 hasta el MAS de hoy, la rebeldía achacacheña fue “usada” para gobernar. Albó, Portugal y Rojas afirman que hay contradicciones históricas.

La rebeldía de Achacachi, una hoja de doble filo para el poder

En febrero se registró un enfrentamiento que dejó heridos y daños económicos.

 Ana Apaza / La Paz 
 
Achacachi  históricamente fue rebelde, pero esa rebeldía ha sido  "canalizada” y "cooptada” por  distintos gobiernos de turno para usarla a su favor: una mezcla de "rebeldía y sumisión”, que también favoreció al MAS en su momento.
 
Esa es la lectura de sociólogos y de un historiador acerca de los recientes acontecimientos en el municipio de Achacachi, un bastión indígena que dejó huella en la historia desde la resistencia en la "Guerra del Gas” de 2003 hasta el desafío a la "media luna” en 2008.
 
"Todo gobierno simplemente ha visto el lado provechoso, ha visto una situación convulsiva donde pueda apoyarse. Ya hablábamos de Bautista Saavedra, que  traía achacacheños para atemorizar. No olvidemos que los achacacheños incluso se complacían con esa reputación que tenían de gente violenta”, rememoró el historiador Pedro Portugal. 
 
El  14 y 15 de febrero en esa localidad se registraron enfrentamientos entre aymaras: vecinos que viven en la zona urbana liderados por  la Federación de Junta de Vecinos (Fejuve) y los campesinos, que habitan en las comunidades de  los 13 cantones, autodenominados "Ponchos Rojos”, que se enfrascaron en un enfrentamiento que dejó heridos, negocios y viviendas quemadas.
 
"Lo dramático es cuando se da a nivel político, donde alguien debería entender y desarticular ese aspecto (confrontación), (pero) no lo hacen porque les es funcional y conveniente, y más bien se crean mitos. Por ejemplo, actualmente hay el mito de los ‘Ponchos Rojos’. Los ‘Ponchos Rojos’ no existen como estructura, no es algo organizado, no es algo institucional, es  muy reciente, no existían”, acotó Portugal. 
 
Ramos, un expolicía cuestionado por su rol en un conflicto policial de 2012, cuando sin consensuar con sus bases firmó un acta de acuerdo con el Gobierno para poner fin a un motín policial, llegó a la silla edil en 2015 como candidato del MAS.
 
La entonces representante de las esposas de los policías, Guadalupe Cárdenas, denunció que el Gobierno   ofreció al dirigente de la Asociación Nacional de Suboficiales, Clases y Policías la Alcaldía de Achacachi a cambio de que firme un documento de entendimiento y así ocurrió. 
 
Ese convenio fue quemado por los policías de base y Ramos fue desconocido como dirigente. 
 
Ramos fue elegido como candidato del MAS  con el respaldo de   uno de los barrios del municipio de Achacachi,  según los mismos representantes vecinales. Pero la autoridad edil, de quien se desconoce su paradero después de los enfrentamientos de febrero, renegó de ese apoyo y buscó respaldo de los comunarios. 
 
Los campesinos no quieren que renuncie, como pide la Fejuve  que exige su renuncia porque supuestamente cometió actos de corrupción, los enfrentó con los "Ponchos Rojos” y no trabajó por el desarrollo del municipio.
 
El sociólogo Fidel Rojas Álvarez considera que lo que ocurre actualmente en  Achacachi se explica en tres contextos: territorial, composición de grupos sociales e histórico y agrega  otro factor que caracteriza a esa región del altiplano: los levantamientos campesinos.
 
"Históricamente, Achacachi tiene una fuerza enorme. Hubo muchos levantamientos indígenas, primero; segundo, Achacachi es una ciudad, pero además en el entorno hay comunidades, ahí al hablar de comunidad y ciudad hay  una diferencia, entonces estamos hablando entre ciudad y campo, y ya hay una contradicción”, manifestó. 
 
Los levantamientos y la rebeldía son "casi la particularidad de esa región”, a diferencia de otras.  "Siempre hubo levantamientos en esa región, siempre hubo, por eso es otro factor que impulsa estas cuestiones”, remarcó.
 
El sacerdote jesuita y antropólogo Xavier Albó recordó que Achacachi fue una hacienda, mientras la parte de Warisata, una comunidad originaria, era la más representativa  y contaba con ocho secciones  y con una organización propia, en la que no estaban los hacendados. 
 
También rememoró que los gobiernos de turno, como el MNR, se beneficiaron de   los campesinos de ese lugar. 
 
"Tiene una historia larga de ser rebeldes todo el grupo de Warisata con relación a los otros lugares, incluido el pueblo de Achacachi (…) en el  tiempo del MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario)  la oposición era en el MNR que estaba en el poder y el MNR "A” (una subdivisión) que estaba en Warisata”, manifestó.
 
En octubre de 2003, achacacheños de Warisata se levantaron contra el gobierno del expresidente  Gonzalo Sánchez de Lozada y posteriormente se dio la denominada "Guerra del Gas”, que acabó con la renuncia y huída del exmandantario, pero en Achacachi queda el antecedente de que los grupos se aliaron "al más y al menos”.
 
"No es simplemente que se juegue con un partido, sino con los diversos partidos que están en el escenario. Pero que los otros sean del MAS (hoy los denominados ‘Ponchos Rojos’) se da la vuelta  la tortilla, después estarán por otro, es la enemistad entre Achacachi pueblo y Warisata, que viene de mucho tiempo atrás, desde el tiempo del MNR”, argumentó.

Enfrentamientos y saqueos de siempre
  • Hecho El saqueo al pueblo de Achacachi por parte de los comunarios de poblaciones aledañas, en  febrero, no fue el primer incidente registrado en la historia de esa localidad.
  • Diferencias Campo y ciudad, es la primera contradicción que se da en la lucha de un pueblo aymara como Achacachi, caracterizado por la rebeldía desde su origen.
  • Uso mutuo Si bien los gobiernos usaron la rebeldía de los achacaqueños, éstos también quedaron beneficiados, pero cuando no eran correspondidos el idilio terminaba.
  • Anécdota En la historia se conoce que el expresidente Bautista Saavedra, conocedor  de la dinámica indígena, utilizaba la rebeldía de éstos para contrarrestar a sus opositores.
13
39

También te puede interesar: